diumenge, 6 de maig de 2007

Una setmana a Malta (XV) Dimarts sant. Hipogeum de Paola

O Hipogeum Hal Saflieni.

Malta, onphalos de la mediterrània (melic, ombligo), on el nom dels vents coincideix amb la direcció des d'on bufen, illa sagrada des de la més remota antiguitat.

En 1902 excavant uns fonaments a Paola, ciutat molt a prop de Valletta, es van trobar unes galeries subterrànies plenes d'ossos, que els constructors intentaren amargar. Cite de la revista La Luna Azul:

"En 1902 se iniciaron unas obras de construcción en Paola, un suburbio de La Valletta, la capital de Malta. Los obreros que excavaban el suelo rocoso se encontraron, de pronto, con una gran cámara subterránea. Al descender a las entrañas de la tierra descubrieron una serie de cavernas, relacionadas entre sí, que contenían una gran cantidad de huesos humanos. Para evitar retrasos, los contratistas silenciaron el descubrimiento hasta dar por terminadas las viviendas

Entre 1905 y 1911 el arqueólogo Sir Themistocles Zammit inició la exploración de las galerías de Paola y reveló al mundo el hipogeo de Hal Saflieni, a esto se le sumaron descubrimientos posteriores en zonas aledañas como el realizado por un agricultor en su campo de trigo en la región de Tarxien; allí se iniciaron excavaciones en 1915 y pronto advertirían que habían dado con un templo prehistórico cuya construcción se remontaba a finales de la edad de piedra, entre unos 5000 y 5500 años antes del presente, aproximadamente. Los malteses de Tarxien adoraban una deidad representada por una mujer gruesa, a la que se sacrificaban toros y corderos; James Wellard autor británico de: "The search for lost cities", sostiene que en vista de lo rocoso del terreno de Malta, el temor al hambre debería haber dominado el pensamiento de los antiguos habitantes, en otras palabras sugiere que estos pueblos glorificaban la obesidad tan desagradable para los occidentales bien alimentados y tan admirada por todos los pueblos desnutridos. De otro lado, muchos coinciden con la arqueóloga británica Jacquetta Hawkes, (que en su Atlas del hombre primitivo hace referencia a las representaciones de esta "opulenta dama") en que estos templos estaban dedicados al antiguo culto mediterráneo de la diosa madre. Se postula pues que por la proximidad de ambos emplazamientos, Tarxien y Hal Saflieni, estos se relacionaban de una u otra manera; es así como podría ser posible que mientras en Tarxien se adoraba a la diosa obesa que representaba la abundancia de alimentos concedidos por la fecunda Madre Tierra, en Hal Saflieni se podría haber enterrado a los muertos en cámaras subterráneas, a manera de retorno al seno de la misma Diosa Madre
."

Bé, actualment aquest monument

Hal Saflieni o Hipogeum de Paola

es pot visitar en set tandes diàries de 20 persones cada una, a fin de respectar la humitat i CO2 controlat i que el monument, anterior a la construcció de les grans piràmides (més de 5000 anys d'antiguitat) no es faça malbé.

No està permès traure fotografies ni tan sols sense flash, així que he escannejat les fotos d'un llibre que em vaig comprar i us les pose.


4 comentaris:

jpolinya ha dit...

06.05.2007

La Bombilla Fotógrafa dijo

Hala neng, qué guapo..........

jpolinya ha dit...

06.05.2007

jpolinya dijo

Lo mejor del caso es que no se trata de construcción sino de vaciado. Pero tan perfecto que parece que las columnas estén sosteniendo el techo en vez de formar parte del mismo.

La piedra es caliza sedimentada (limestone), por lo que es relativamente fácil su labrado. Pero así y todo, impresiona el monumento.

jpolinya ha dit...

06.05.2007

NEKANE dijo

Que temperatura había dentro, supongo que fresco.
Hoy me he quedado, con algo, que yo entiendo así, morir es regresar al utero materno,
y si no es así, que bonito sería...
BESITOS

jpolinya ha dit...

06.05.2007

jpolinya dijo

No demasiado fresco, realmente, aunque cuidaban mucho que la iluminación no fuera permanente, sino que la fuera encendiendo y apagando la guía durante el trayecto. Y siempre nos encontrábamos en una agradable penumbra.

Cierto, me recordó tus magníficos relatos en la habitación.

Besos.